Descripción

Descripción

martes, junio 19, 2018

Robert D. Kaplan - El retorno de la Antigüedad. La política de los guerreros (PDF)



La versión en español de El retorno de la Antigüedad llama al error. Sus editores han decidido presentar el libro de Robert D. Kaplan como parte de esa curiosa moda integrada por títulos de la calaña de "Confucio para empresarios", "Soluciones de Platón para la industria de hoy" o "Shakespeare en la oficina", que pretenden rascar de la literatura, la historia y la filosofía resmas de buenos consejos para el joven emprendedor, el ama de casa meditabunda o el avezado político.
Sin embargo, la lectura de El retorno de la Antigüedad desmiente cualquier lazo de sangre con la autosuperación. Nada tiene que ver, por fortuna, el autor revisa a fondo cualquier idealismo político, es decir, sigue en la línea de la crítica realista a la ideología política dominante en el Occidente (post)cristiano.

Cuando las crisis futuras (que ya están aquí pues el libro ya tiene algunos años) lleguen en grandes oleadas, nuestros líderes comprenderán que el mundo no es “moderno” ni “postmoderno”, sino una mera continuación del antiguo: un mundo que, a pesar de su tecnología, los mejores filósofos de la Antigüedad habrían comprendido.

 Kaplan encuentra una esencia sombría en el risueño panorama del mundo occidental: "Sostengo que la democracia que estamos alentando en muchas sociedades pobres del mundo es una parte integral de la transformación hacia nuevas formas de autoritarismo; que la democracia en Estados Unidos se halla en más peligro que nunca, debido a oscuras fuentes, y que muchos regímenes futuros, y el nuestro en especial, pueden parecerse a las oligarquías de las antiguas Atenas y Esparta más que éstas al actual gobierno de Washington" .

     Esta aseveración contiene la raíz de la hipótesis que se desarrolla en El retorno de la Antigüedad, es decir, que el conocimiento de los hechos de naciones y hombres en el pasado, más que las desaforadas teorías de nuestros contemporáneos, pueden servir de guía para prevenir los acontecimientos políticos y sociales que nos aguardan.

     Estos acontecimientos son migraciones, guerras, crisis, la dolorosa evolución de los modelos políticos actuales hacia otros, todavía inimaginables, pero cuyos cimientos se adivinan en el creciente poder de las empresas multinacionales, y los reordenamientos regionales de negocios y demografía, que merman cada vez más los poderes de los estados centrales. Tal y como dice Vargas Llosa, Kaplan no mira el futuro bajo los tonos armónicos de la civilidad triunfante, sino que anticipa un nuevo feudalismo, producto tanto de la ilusoria "globalización" como de la decadencia de un sistema (el democrático occidental) que difícilmente podrá ser transplantado con éxito a sociedades no occidentales antes de que la inmigración y la influencia de éstas lo aniquilen o, cuando menos, lo transformen hasta dejarlo irreconocible.

     El retorno de la Antigüedad se concentra en estudiar la posición y los intereses políticos de Occidente (pero más precisamente, de Estados Unidos), y es posible detectar en ciertos momentos algunas interpretaciones hechas a la medida, que pasan por alto las agudas sensibilidades de potenciales críticos en las naciones subdesarrolladas (verbigracia, las referencias a las tiranías "eficientes", o el comentario de que la democracia sólo puede nacer bajo el signo del orden, y el orden sólo puede ser impuesto por el autoritarismo). Estas afirmaciones, rebatibles hasta el cansancio en los terrenos de las teorías morales y políticas son, sin embargo, bien arropadas de ejemplos históricos que las justifican y, acaso, las hacen un poco menos aborrecibles.

Mientras tratamos de implantar nuestra versión de la democracia en el extranjero –señala el autor en ¿Fue la democracia sólo un instante?-, en lugares donde no puede prosperar, también a nosotros se nos escapa de las manos. La democracia desestabilizará el mundo tanto como lo hizo el cristianismo primitivo.

Bajo el epígrafe El idealismo no detendrá el genocidio asegura que la reducción del riesgo de futuros holocaustos no procederá de los tribunales de crímenes de guerra, sino de las políticas de equilibrio de fuerzas y de las agencias de espionaje con más recursos económicos. La humanidad estará más protegida si se da por supuesta su maldad intrínseca.

En este contexto, la CIA y las fuerzas armadas acabarán por fusionarse. La institución del espionaje de Washington no se volverá obsoleta sino todo lo contrario.
El enfoque realista de la política exterior norteamericana debe basarse en el proporcionalismo. En el Tercer Mundo hay mucho por hacer y mucho que no puede hacerse si no se quiere contribuir a agravar aún más la situación.

Los peligros de la paz es el título del capítulo final. Kaplan advierte que “un periodo prolongado de paz en una sociedad tecnológicamente avanzada como la nuestra podría conllevar grandes males. El ideal de un mundo en paz y gobernado con benevolencia por una organización mundial no es en absoluto una visión optimista del futuro.”

sábado, junio 09, 2018

Historia de la filosofía islámica - Henry Corbin



Henry Corbin es el autor de esta historia de la filosofía del Islam publicada por Trotta en 1994, aunque ya apareciera en Francia en 1964. En ella hace una disección pormenorizada de la filosofía sunita y chiíta con la intención de abrir puertas a nuevas investigaciones que, de una vez por todas, acerque la metafísica (teosofía) musulmana a la órbita de la sociedad judeocristiana.

La filosofía islámica es conocida por haber jugado un papel capital a partir de la Edad Media como receptora y divulgadora de la herencia del pensamiento griego clásico. Pero su importancia radica no sólo en eso: hasta nuestros días no ha cesado de elaborar una rica reflexión filosófica casi desconocida en Occidente. Henry Corbin recoge en esta obra los períodos clave de esta larga historia de diez siglos no sólo con la pretensión de darla a conocer, sino para que pueda ocupar el lugar que merece dentro del pensamiento occidental.

No se sabe si el autor consiguió su propósito ya que cuarenta años después de que lo escribiera la filosofía musulmana es tomada en Europa como algo más cercano a la teología que al esfuerzo filosófico. En cualquier caso hay interesantes perlas que resaltar como las que siguen:

El establecimiento de una distinción neta entre “filosofía” y “teología” se remonta en Occidente a la escolástica medieval y presupone ya una “secularización”, idea que no tenía cabida en el Islam, por la sencilla razón de que el Islam no ha conocido el fenómeno “Iglesia”. (p 13).

El sufismo es, por encima de todo, el esfuerzo de interiorización de la revelación qoránica, la ruptura con la religión puramente legalista, el propósito de revivir la experiencia íntima del Profeta en la noche del Mi´raj. (p 41).

El shiísmo es, en su esencia, el esoterismo del Islam (p 48). Todos aquellos que han pretendido o pretenden limitar la enseñanza de los imames a lo exotérico, a cuestiones de derecho y de ritual, mutilan lo que constituye la esencia del shiísmo. (p 50).
La humanidad se ha hecho indigna de la divulgación de los misterios. (p 90).

sábado, mayo 26, 2018

La locura de Jesús - Dr. Binet-Sanglé




El libro más controversial de este prolífico autor, que en personas no avisadas producirá sin duda escalofríos. Es interesante destacar que el doctor Binet-Sanglé, médico psiquiatra, trabajó durante la mayor parte de su vida en un hospital para enfermos mentales en París. Tiempo después de escribir este libro, Binet-Sanglé perdió la razón y quedó internado hasta su muerte en esa misma institución en la que trabajó como psiquiatra durante años.

Este libro coloca a los lectores frente a un problema ineludible por más tiempo. Se trata de una demostración razonada, científica, sin alteraciones convencionales, de la anormalidad de Jesús, el que se hacía llamar hijo de Dios. Para ello el doctor Binet-Sanglé se vale de los mismos medios , de las mismas fuentes de ilustración, de iguales argumentos a los empleados por la Iglesia para probar la divinidad de Jesús.

Tomando como punto de partida las propias fuentes del cristianismo, pasando por el Antiguo y el Nuevo Testamento, por los Evangelios y por cuantos textos pueden servir de sustentación y prueba a su teoría, el doctor Binet-Sanglé afirma que Jesús de Nazareth era un enfermo atacado por una afección muy frecuente en la raza judía de aquellos tiempos, una paranoia que en algunos casos da la ilusión de completa normalidad cerebral, pero que a veces lleva al atacado a ser recluido en un manicomio.

El autor del libro que nos ocupa hace desfilar por sus páginas la sintomatología de esta dolencia, desde los ataques de éxtasis con transfiguraciones de angustia con hematridosis, accesos de sueño paroxístico y letargia, ideas megalomaniacas, alucinaciones, delirios y todos los síndromes de una anormalidad bien definida por la teomegalomanía, hasta demostrar científicamente que quien reúne todas estas características no puede ser otra cosa que un perturbado mental.
Sin defender la teoría que mantiene el doctor Binet-Sanglé, puede afirmarse que el libro que nos ocupa es interesantísimo, no sólo para los médicos y muy especialmente para los neurólogos y psiquiátras sino para cuantos se ocupan en el estudio de la filosofía y para todos aquellos que sienten inquietudes espirituales.

Después de haber leído LA LOCURA DE JESUS todos, o por lo menos los selectos, estarán de acuerdo con la tesis de este libro, que afirma que si Jesús no hubiese sido crucificado sus discípulos no hubieran tardado en observar los síntomas de su locura y al extinguirse su fe se hubiera hecho imposible la aparición del Cristianismo

PRINCIPALES TEMAS
Primera parte. LOS EVANGELIOS CANÓNICOS. El método biológico en la historia. Los documentos relativos a «Jesús». Valor histórico de los Evangelios canónicos. Segunda parte. LA HERENCIA DE JESÚS. El judío Jesús. El padre y la madre de Jesús. Los hermanos y las hermanas de Jesús. La tía y el primo hermano de Jesús. Biología de la familia de Jesús. Tercera parte. PSICOLOGÍA DE JESÚS. La constitución de Jesús. El aparato digestivo de Jesús. El aparato respiratorio de Jesús. El derrame pleurítico. El sistema nervioso de Jesús. El aparato genital de Jesús. Cuarta parte. LOS CONOCIMIENTOS Y LAS IDEAS DE JESÚS. Los conocimientos de Jesús. Quinta parte. EL DELIRIO DE JESÚS. Generalidades sobre el delirio de Jesús. Jesús hijo de Iahvé. Jesús el Mesías. Jesús confidente, intérprete y agente de Iahvé. Jesús-Iahvé. Jesús víctima expiatoria. Influencia de la sugestión sobre el delirio de Jesús. Las alucinaciones de Jesús. Caracteres generales de las alucinaciones de Jesús Sexta parte. LAS FACULTADES INTELECTUALES DE JESÚS. La memoria de Jesús. Asociación de las representaciones en Jesús. La evocación de las imágenes en Jesús. La imaginación constructiva en Jesús. El razonamiento en Jesús. Los accesos intelectuales de Jesús. Séptima parte. LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS DE JESÚS. Las emociones de Jesús. Los temores de Jesús. Los afectos de Jesús. Los odios de Jesús. Octava parte. LA MORAL DE JESÚS. La moral de Jesús. Reglas morales inspiradas por el odio. Regla moral inspirada por el miedo. Reglas morales inspiradas por la piedad. Caracteres generales de la moral de Jesús. Novena parte. EL LENGUAJE DE JESÚS. La logorrea. La paralogia temática. La embolofrasia. Autoecolalia. Incoherencia de lenguaje. El abuso de los pronombres personales. La autodesignación por la tercera persona. La palabra autoritaria. Las explosiones verbales. El acceso del estupor con mutismo. DÉCIMA PARTE. LA ACTIVIDAD DE JESÚS. Fisiología de la actividad mórbida. Las cuatro impulsiones ambulatorias de Jesús. El vagabundear de Jesús. Generalidades sobre el vagabundaje de Jesús. Los actos delirantes de Jesús. Undécima parte. EL PROCESO DE JESÚS. Los acusadores y los jueces. El proceso de Jesús ante la «Beth-Din». El proceso de Jesús ante el gran Sanhedrín. El primer veredicto del Sanhedrín. La orden de comparecencia. La detención. El segundo veredicto del Sanhedrín. El proceso de Jesús en el Pretorio. La ejecución. Duodécima parte. DIAGNÓSTICO DE LA LOCURA DE JESÚS. Observación clínica de Jesús. Jesús era un teomegalómano histeroide. El caso de Jesús. El caso de Guillermo Monod. 

Entradas populares